Pasar de Señorita con EM a Señora con EM

¡Felicidades!

Eres una novia o futura novia, a punto de emprender una nueva vida con la pareja de tus sueños. Entre la emoción y el estrés de planificar la boda y todo ese ardiente romance, es fácil entender por qué el primer año de casados a menudo puede hacernos sentir un poco menos felices que comer perdices. ¿Hacer la transición de soltera a casada es diferente porque vives con esclerosis múltiple? Quizás.

Los siguientes son algunos puntos a tener en cuenta y que pueden ayudarte a prepararte para tu nuevo rol como SEÑORA que vive con EM:

Precaución, unión más adelante

Unir tu vida y toda tu identidad a otra persona es un viaje, no ocurre de un día para otro. Ahora vosotros sois una pareja que vive con una enfermedad crónica. Debéis manejar tus necesidades, las de tu pareja Y las de tu EM. (¡un trío no deseado, está claro!). Las demandas sociales y las obligaciones familiares pueden causar mucho estrés en los recién casados. Y como la Señora, ahora tu ausencia puede ser más notoria. ¿Tu cónyuge se siente cómodo al crear una “cortina de humo” social para cuando tú la necesitas, o asistir solo a un compromiso del trabajo? ¿Cómo te gustaría manejar esa situación, si surgiera? Hablad al respecto, averígualo.

Define tus necesidades

Como persona que vive con EM, a veces debes poner tus propias necesidades en primer plano y atenderte a ti misma. Ya sea que estés buscando el tiempo para hacer ejercicio, meditar o tomar una siesta por la tarde, no estás siendo egoísta o perezosa, simplemente es necesario. Identificar lo que necesitas para manejar mejor tu salud a diario es una buena manera de establecer las expectativas desde el principio. Ojalá que esto te evite tener que explicar o defender esa siesta de la tarde en esos días en que la casa es un desastre o que la lista de tareas pendientes está desbordada. Después de todo, realmente cómo vas a estar enferma o sentirte mal con lo bien que te ves, ¿no? (¡Ahhh!)

Planificad para lo desconocido

¿Con qué profundidad habéis hablado acerca de cómo manejaréis los detalles esenciales y necesarios de vuestra vida hogareña? ¿Quién cocina? ¿Quién limpia? ¿Y qué hay de esa creciente pila de ropa para lavar? ¿Estáis de acuerdo en lo que puede suceder si estás cansada o no te sientes con ánimos? ¿Contáis con algún sistema de apoyo o hablasteis acerca de a qué amigos o familiares acudiríais (o no) en caso de requerir ayuda o apoyo? Cuanto más proactivamente habléis acerca de lo que podría suceder y de cómo lo afrontaríais, menos estresante será ejecutar el plan si es necesario.

Estableced reglas básicas sobre la EM en vuestra relación

Puede haber días en que necesites hablar acerca de tu EM o compartir información acerca de tu estado, y otros en los que sea lo último que te apetezca hacer. Lo mismo se aplica a tu cónyuge o pareja. Ahora tu EM también le afecta. ¿Cómo te sientes acerca de compartir información acerca de tu afección con los familiares o la familia política? ¿Cuándo quieres que te ayuden, o que te dejen tu espacio? Establecer reglas básicas para la comunicación puede promover una mejor comprensión y fortalecer vuestra unión.

Puede ser difícil iniciar esas conversaciones, pero a menudo son más fáciles de abordar de manera proactiva que durante una crisis. ¡Manejar el impacto que tu EM tiene sobre vuestra relación es UNA manera de ayudar a mantener la luna de miel! Las otras maneras dependerán de ti. 

Find out how Jamie Tripp got her sexy back after her MS diagnosis

Recuperando tu lado sexy

Consejos para volver a sentirse sexy después del diagnóstico de esclerosis múltiple. La bloguera de Living Like You comparte su viaje para volver a sentirse atractiva con EM.

Leer más
x

¿Nos sigues en Twitter?

Ya os estoy siguiendo @LivingLikeYou

x

¿Ya nos diste Me gusta en Facebook?

Viviendo Como Tú

Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto