¡No soy perezosa, estoy descansando!

En este momento, mi hijo y yo estamos disfrutando de una mañana de descanso dominical. Hoy simplemente parece que no puedo levantarme. Estoy completamente despierta, pero mi cuerpo está unas horas detrás de mi mente. Estamos felizmente acurrucados, yo estoy escribiendo y él está jugando un juego, y disfrutamos al máximo de nuestra mañana a pesar de la fatiga. Siempre me siento un poco culpable por permanecer en la cama, por lo general me levanto temprano, pero los días como hoy realmente me afectan. Yo sé que la fatiga es un síntoma de la EM, y que no debería sentirme culpable si necesito quedarme en la cama una hora o más, pero parece que no puedo quitarme la culpabilidad.

La EM es invisible en gran medida, conmigo al menos. Todo el mundo sabe que tengo EM, pero yo parezco estar bien así que no comprenden cómo se siente mi cuerpo hoy. Constantemente oigo cosas como “Todo el mundo se cansa”, o “Yo también me siento muy cansado”, pero este es otro tipo de cansancio. Puedo sentirme cansada por haberme quedado despierts viendo la televisión o por haber trasnochado, y lo sufriré porque es un cansancio autoinflingido, pero el cansancio de hoy es diferente. Cuando duermes toda la noche y te despiertas cansada, no se puede hacer nada para evitarlo.

Siempre me resulta difícil no levantarme y resistir durante todo el día, me diga mi cuerpo lo que me diga. Pero, poco a poco, voy aprendiendo que cuando mi cuerpo me dice que necesito descansar, es mejor que le haga caso. Creo que hasta ahora consideraba que el descanso era una forma de rendirse, de dejar que la EM me controlara. Ahora sé que tomarme un descanso es justo lo contrario. No es rendirse y dejar que la EM gane el round, es tratar de mantenerla a raya para que no me derribe al día siguiente.

Ayer debería haber sabido que hoy me iba a sentir así. El sábado fue normal, pero me sentía agotada y cada cosita me quitaba mucha más energía de lo habitual. Una de nuestras actividades de ayer fue ir al parque. La caminata al parque nos lleva aproximadamente cinco minutos. Al caminar cruzamos dos calles, y yo siempre me aseguro de llevar de la mano a mi hijo al hacerlo. En días como ayer, incluso el dar la mano es todo un trabajo. Me siento como si estuviera sobrecargada de un lado. Después de media hora y de la caminata de cinco minutos hasta casa, estaba agotada. Hay muchos días que puedo hacer esto sin preocuparme por este consumo de energía, pero cuando estoy así, es realmente difícil. Seguro que aprenderé con consejos y trucos a hacer que los días como el de ayer sean un poco más llevaderos, pero por ahora simplemente voy a disfrutar de una mañana relajada de domingo.

Your Life With Multiple Sclerosis:  What Do You Want Friends and Family To Know?

Tu vida con esclerosis múltiple: ¿qué te gustaría que supieran tus amigos y familiares?

A veces los amigos y familiares no saben cuál es la mejor forma de ayudar a alguien que vive con EM. Donna comparte algunos consejos para explicar su esclerosis múltiple a los demás.

Leer más
Multiple Sclerosis and the Mind-Body Connection

Esclerosis múltiple y la conexión entre la mente y el cuerpo

La mente y el cuerpo están íntimamente ligados, y esta conexión tiene un impacto sobre la #EsclerosisMúltiple y otras enfermedades crónicas.

Leer más

x

¿Nos sigues en Twitter?

Ya os estoy siguiendo @LivingLikeYou

x

¿Ya nos diste Me gusta en Facebook?

Viviendo Como Tú

Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto