Pongámonos en posición horizontal con la esclerosis múltiple

¿Por qué nado?

Nado porque puedo. Cuando me afectó la esclerosis múltiple, descubrí que un aumento en la temperatura corporal central ocasionó un brote de mis síntomas. También resultaron afectados mi equilibrio y mi vista. Esto significó dejar de hacer actividades como correr, andar en bicicleta, hacer senderismo, escalar, practicar deportes con pelotas, incluso las actividades en el gimnasio se volvieron un desafío. Ya no podía hacer la mayoría de las cosas que me encantaban hacer antes del diagnóstico. Pero nadar fue un excelente escape para mí. El ambiente fresco y sin peso era perfecto para mí. Por fortuna, he nadado toda mi vida y estoy muy cómoda en el agua, ya sea una piscina, el mar o agua dulce.

Nadar me permite seguir siendo activa y competitiva, y estos aspectos de la actividad son importantes para mí. Son parte de lo que soy, y me hacen sentir poderosa y viva. A nivel emocional, crean una sensación de pertenencia y logro. Como beneficio adicional, mejoran mi humor y disminuyen mi estrés. Me entreno algunas veces por semana, asegurándome de escuchar mi cuerpo. No intento compararme con otros, y establezco metas en función de mis capacidades y habilidad. Las tácticas de manejo el día de una competencia incluyen informar a los médicos u organizadores del evento que tengo EM, y asegurarme de que haya alguien en la línea final para ayudarme a salir del agua si es necesario.

La fisiología de la natación

Independientemente de si vives con EM o no, nadar tiene excelentes beneficios cardiovasculares y de fortaleza para tu cuerpo.

Hay gran cantidad de videos en Internet que explicarán científicamente y en detalle la anatomía y la fisiología de nadar, pero a nivel básico, es un ejercicio para todo el cuerpo que te permite enfocarte en ciertos grupos de músculos. Las técnicas de natación adaptadas pueden fortalecer los músculos e incluso disminuir la discapacidad. En resumen, nadar mejora la resistencia, la flexibilidad y el equilibrio.

La psicología de la natación

De nuevo, los beneficios de nadar son importantes para las personas con o sin EM. Las ventajas psicológicas de nadar están menos documentadas que los beneficios físicos, pero puede ser igual de importantes para el bienestar de una persona.

Las investigaciones establecen que nadar reduce la tensión, el enojo y la depresión. Leí un artículo que describe el “Zen” de la natación, una práctica que se enfoca en lo que está sucediendo en el momento actual, si es algo visual, un sonido, un sabor, un olor, una sensación en el cuerpo o actividad mental.

Mi experiencia ha sido que nadar mientras vivo con esclerosis múltiple me ha hecho más feliz y más saludable que si estuviese viviendo una vida sedentaria.

Pero, por sobre todo, nadar es divertido.

Beneficios de nadar para las personas con EM

• Flotabilidad: el agua permite que las personas hagan ejercicio que de otro modo sería difícil hacerlo en el suelo. El 90 % del cuerpo puede flotar. A las personas con EM les resulta más fácil estar de pie en el agua. No se golpearán ni sacudirán. Existen menos probabilidades de sufrir una lesión en el agua que en el suelo.

• Efecto de enfriamiento: en el agua hay menos probabilidades de sobrecalentamiento. Enfría continuamente el cuerpo haciendo que estés más cómodo que en el suelo.

• Viscosidad: el agua ofrece resistencia. Te mueves más lentamente en el agua y esto te permite trabajar en habilidades como el equilibrio y la coordinación. La viscosidad del agua también puede mejorar la fortaleza muscular.

• Presión hidrostática: el agua genera la sensación de compresión. Mientras más profundo bajes, más presión habrá, lo que te dará soporte para actividades de pie, como caminar.

• Adaptabilidad: si te aburres con una rutina, o te parece que una actividad es demasiado difícil, puedes probar otra cosa.

• Tiempo social, ya sea que chapotees con tus hijos o nietos, o hagas ejercicio con un grupo.

Un estudio de un caso reciente se enfocó en John Thompson, que sufre de EM progresiva y nada tres veces por semana, con lo que ha encontrado muchos beneficios. Cree que el agua fría evita las exacerbaciones de sus síntomas y nadar le ha ayudado a mejorar la fortaleza de la parte superior del cuerpo y el tono muscular, lo que le ha ayudado directamente con su habilidad para salirse de la silla de ruedas. Y, debido a que nadar es una actividad cardiovascular, también ha mejorado su circulación y respiración. El ejercicio en sí ha mejorado su función intestinal, actúa como mejorador del humor y usa la natación como herramienta para controlar el peso.

Opciones de terapia en el agua

Existen muchas opciones de ejercicios en el agua cuando tienes EM, que incluyen las siguientes:

• Caminar en el agua: avanzar, retroceder, caminar hacia los costados, dar pasos regulares, cortos, rápidos o largos en agua hasta la cintura o el pecho.

• Aeróbica en el agua: ejercicios rítmicos con todo el cuerpo, realizados en agua profunda o poco profunda, durante 20 minutos o más, diseñados para brindar beneficios cardiovasculares.

• Yoga y relajación en el agua: movimientos suaves y que fluyen con naturalidad que usan el agua como medio de relajación.

• Productos de acondicionamiento físico en el agua: productos profesionales diseñados y fabricados específicamente para actividades de acondicionamiento físico en el agua: para tonificar, fortalecer y realizar trabajo de resistencia. Dichos productos aportan variedad a la clase, motivan a los estudiantes y generan resistencia y apoyo adicionales.

• Natación libre: si la persona es un nadador avanzado, una posibilidad es que nade de un lado a otro con varios estilos de natación. Sin embargo, sugerimos que los nadadores libres también tengan en cuenta otras formas de ejercicio en el agua además de la natación libre.

Existen otras opciones, y terapias y clases en el agua disponibles, como tonificación en agua, entrenamiento de flexibilidad y ejercicios en pared. Te recomiendo que te contactes con un establecimiento con piscina local y preguntes cuál es la temperatura del agua, si ofrecen clases con ejercicio en el agua y, si es necesario, si tienen un acceso con elevador a la piscina.

Además, si te interesa consultar una organización benéfica Swim for MS (Nadar por la EM) en tu área, visita las páginas o sitios locales para Australia, Sudáfrica, Estados Unidos o el Reino Unido.

¿Luchando contra tu peso? De qué forma tu talla podría afectar tu EM

¿No te quedan bien los jeans? Demos una mirada a la forma en que la esclerosis múltiple puede afectar tu peso. | Viviendo Como Tú

Leer más

x

¿Nos sigues en Twitter?

Ya os estoy siguiendo @LivingLikeYou

x

¿Ya nos diste Me gusta en Facebook?

Viviendo Como Tú

Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto