La EM y las migrañas: explorando el eslabón perdido

Como si vivir con una enfermedad autoinmunitaria crónica no fuera suficiente dolor de cabeza, muchas personas que padecen esclerosis múltiple, también sufren dolores de cabeza reales con frecuencia.

A pesar de que no se consideran síntomas típicos de la enfermedad, existe evidencia de que los dolores de cabeza ocurren con más frecuencia en las personas que padecen EM que en la población general. Si bien el tipo y la intensidad de los dolores de cabeza varían según la persona, los dolores de cabeza tensionales (un dolor leve en la frente o las sienes y la nuca) y las migrañas sin aura (generalmente un dolor de cabeza punzante a un lado de la cabeza relacionado con la sensibilidad a la luz, sensibilidad a los ruidos, náuseas e irritabilidad) tienden a ser los que se informan con mayor frecuencia.

Para algunas personas los dolores de cabeza son el primer signo de EM. Por ejemplo, en una encuesta realizada a 78 personas con la enfermedad se descubrió que dos tercios experimentaron dolores de cabeza antes de notar cualquier otro signo de su afección. La frecuencia de los dolores de cabeza también parece variar; la misma encuesta descubrió que la mitad del grupo con EM experimentaba dolores de cabeza al menos una vez por semana.

La migraña en la EM: ¿es propia de la enfermedad?

Existe una clara relación entre las migrañas y la EM.En un estudio realizado a más de 100 000 personas se descubrió que hay una relación entre las migrañas y un mayor riesgo de EM, mientras que en otro se descubrió que las migrañas eran tres veces más frecuentes en las personas que padecían EM. En la pequeña encuesta que se mencionó anteriormente, el 43 % experimentó migrañas, acompañadas de mareos, visión borrosa y tensión. Estas comúnmente llamadas “migrañas con aura”, en particular, parecen ser más frecuentes luego de un diagnóstico de EM, y para muchas personas, empeoran con las recaídas.

Los científicos no comprenden completamente la relación que existe entre el dolor de cabeza y la EM, si los dolores de cabeza dependen de los cambios que la enfermedad provoca en el cerebro o viceversa. Sabemos, por ejemplo, que las migrañas se informan con mayor frecuencia en las formas recurrentes de la EM, mientras que los dolores de cabeza tensionales son más frecuentes en la EM progresiva. Además, los dolores de cabeza en las personas que padecen EM parecen ser más probables si hay afectación del tronco encefálico, particularmente una lesión en la sustancia gris periacueductal, una región del mesencéfalo que desempeña una función en el procesamiento de las señales de dolor. Dicho esto, puede haber algo relacionado con las migrañas que hace que el cerebro se vuelva más susceptible a la EM. Solo que aún no lo sabemos.

En caso de que te preocupe que tus migrañas sean un signo de que tu EM esté avanzando, no es así. Si bien es cierto que las migrañas son más frecuentes en personas con una EM más sintomática, no parecen estar relacionadas con una mayor probabilidad de discapacidad ni con una mayor carga de lesión en la resonancia magnética (RM).

Cómo detectar y evitar los desencadenantes de los dolores de cabeza

Eso no significa que un dolor de cabeza pulsátil no pueda arruinarte el día: hasta un tercio de las personas informa sentir “fatiga, irritabilidad, dificultad para concentrarse y limitación de las actividades cotidianas” cuando padecen dolores de cabeza, y un 39 % necesita descansar durante los ataques.

Tomar nota de lo que causa tus dolores de cabeza puede resultar útil —algunos de los desencadenantes frecuentes son la luz intensa, ruidos fuertes y ciertos alimentos— de manera que al evitarlos reducirás, con suerte, la frecuencia e intensidad de los ataques. Algunas mujeres también notan un patrón mensual en las migrañas, en cuyo caso podrían estar vinculadas a sus períodos (las aplicaciones como Period Tracker o Clue pueden resultar útiles para determinar esto).

Ya sea que puedas detectar un desencadenante obvio o no, definitivamente es importante que hables del problema con tu médico. El médico podrá asesorarte con respecto a las mejores formas de aliviar el dolor cuando padezcas dolores de cabeza.

Finalmente, la próxima vez que sientas latidos en las sienes, sé amable contigo mismo. Ponte un par de lentes de sol, toma un edredón, recuéstate en el sofá y permítete descansar. No hay trofeos para los héroes del dolor de cabeza, y aunque los hubiera, ¡probablemente ya tendrías una caja llena!

Agradéceme luego: consejos para construir una buena relación con tu neurólogo

La bloguera de Viviendo Como Tú, Willeke, comparte consejos para construir una relación positiva con tu neurólogo mientras vives con esclerosis múltiple.

Leer más

Biografía de un cerebro

Si tienes EM, entonces probablemente conozcas más sobre el funcionamiento interno de tu cerebro que la mayoría de las personas. Aquí está un repaso rápido del cráneo, en caso de que te lo hayas perdido.

Leer más

x

¿Nos sigues en Twitter?

Ya os estoy siguiendo @LivingLikeYou

x

¿Ya nos diste Me gusta en Facebook?

Viviendo Como Tú

Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto