La esclerosis múltiple de mi madre

Tal vez algunos hayan oído la historia de mi mamá, Karen O Shea, acerca de cuándo le diagnosticaron la esclerosis múltiple. Esta es mi versión de la historia. Escribo esto con la esperanza de que sirva para ayuda a padres e hijos si alguien de vuestra familia tiene EM. A los otros niños de diez años como yo quiero decirles que no hay necesidad de preocuparse.

Todo comenzó cuando mi mamá fue al hospital. Mi papá dijo que se cayó cuando salía a colgar la ropa. Pasaron unos días hasta que yo fui al hospital. Mi papá trató de peinarme pero en cuanto entramos al hospital y mi mamá me vio, lo primero que hizo fue arreglarme el cabello. Nos quedamos un rato pero yo tenía cinco años así que tuve que volver a casa a dormir. Ella se quedó en el hospital durante cuatro días.

Cuando mamá volvió a casa, trató de explicarme las cosas lo mejor que pudo, pero explicarle qué es la EM a una niña de cinco años probablemente sea muy difícil. Por supuesto que la primera pregunta que me salió fue: “¿te vas a morir?” Para cualquiera que no sepa la respuesta a esa pregunta, la respuesta es no.

Nada cambió demasiado después de que mi mamá empezara a tener EM. De hecho, ¡nos proporcionó algunas anécdotas divertidas! Un día mi papá estaba jugando con mi perra y se cayó sobre las piedras. Mi perra lo miraba e inclinaba la cabeza de lado a lado, y parecía estar pensando por qué estaba ahí abajo. Después le pregunté a mamá si mi papá también tenía EM.

Cuando mi mamá se cae, lo hace torpemente así que siempre nos reímos mucho con eso. A veces, mi mamá se confunde con las palabras y me dice que ponga la leche en la despensa en lugar de decir en el frigorífico. ¡Yo aprendí a entenderla!

Justo el mes pasado, uno de mis amigos se acercó y me dijo: “Espero que no te ofendas pero… ¿cómo está tu mamá con su EM?” No me sentí ofendida para nada. Me aseguré de decírselo. Después le conté a mi mamá sobre eso. Ella me dijo que le contara acerca de todas las oportunidades que ha tenido desde que le diagnosticaron EM.

Si eres un niño o niña y estás preocupado porque uno de tus padres tiene EM, no te preocupes. Yo soy una niña y mi madre tiene EM. Hazme caso.

Comparta tus ideas sobre el blog de Emma en Facebook.

x

¿Nos sigues en Twitter?

Ya os estoy siguiendo @LivingLikeYou

x

¿Ya nos diste Me gusta en Facebook?

Viviendo Como Tú

Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto